lunes, 22 de agosto de 2011

Si no se ve la vesícula

La ecografía abdominal es la técnica de elección para el estudio de sospecha de patología biliar. Sus principales indicaciones serían sospecha de: colelitiasis, colecistitis, tumores vesiculares y en el dolor del hipocondrio derecho.

La vesícula tiene forma de pera alargada en los cortes longitudinales y redondeada en los transversales. Es una estructura libre de ecos y con refuerzo ecogénico posterior y está situada por debajo del lóbulo hepatico derecho.

Foto de JA Cortés
La imagen corresponde a un corte longitudinal derecho en la línea medioclavicular derecha en una paciente asintomática.

Se observa la vesícula biliar en forma de pera de tamaño aparentemente normal y sin litiasis. Pared normal.
La estructura redondeada más posterior corresponde a la vena porta con el colédoco y la arteria hepatica (imágen de Mickey Mouse), el resto es lobulo hepático derecho y posterior y caudal se ve la sombra correspondiente al riñon derecho.

Si en la ecografía abdominal no vemos la vesícula biliar, hemos de pensar en: vesícula retraída (es preciso ayuno previo de 7-8 horas) o agenesia o localización inusual o vesícula ecogénica por barro biliar o empiema o vesícula litiásica o perforada o postperatoria, entre otras. También la impericia, claro.

Si se ve mal por gases o ser muy subcostal: explorar en decúbito lateral izquierdo.

Bibliografía:
Segura Cabral JM. Ecografía digestiva 2ª ed. 2011.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada