lunes, 26 de septiembre de 2011

Políticos y Ley del aborto


Una de las cuestiones que más me han asombrado siempre de los políticos españoles es la enorme hipocresía que existe en torno al aborto y su regulación. Con la Ley previa a la actual, que fue aprobada por PSOE (con González) y mantenida por PP (con Aznar), en España se han practicado 49.367 abortos en 1995; 63.756 en 2000; 79.788 en 2003 y 115.812 en 2008. El procedimiento consistía en que las mujeres que deseaban abortar alegaban, y así ocurrió en un 96.96% de los casos, el supuesto de peligro para la salud psíquica de la madre (aborto terapéutico) antes de la semana 22 de embarazo. Este supuesto exigía una breve entrevista con un psiquiatra. Este certificaba  el peligro para la salud psíquica prácticamente en todos los casos; dado que, si se iba abortar era porque tener un hijo en ese momento traía, siempre, consecuencias psíquicas negativas para la mujer. Las mujeres con la ley anterior abortaban de esta manera y por un supuesto que siempre era confirmado. Es decir que, en la práctica, existía una ley de plazos, se diga lo que se diga.

La legislación actual (Ley 2/2010 de salud sexual y reproductiva y de la interrupción voluntaria del embarazo), lo único que ha hecho es transformar la práctica real en legal. La mujer decide libremente en unos plazos si quiere continuar con el embarazo. Ya no es preciso que un psiquiatra vea antes a la mujer para confirmar que el embarazo la afecta psicológicamente; cosa que era un mero trámite, como he explicado antes. Este es el único cambio. Y es un cambio que elimina la hipocresía reinante en este terreno.

La opinión que cada uno tenga sobre el aborto es del todo punto personal y respetable. Pero los políticos deben ser honestos en este tema. Si se quiere prohibir el aborto, que se diga. Si se quiere volver a la hipocresía previa, también. El aborto que permitió el PP durante 8 años, antes de Zapatero, era, en la práctica, una ley de plazos. Ahora el PP dice que derogará la Ley del aborto. Pues que lo expliquen un poco más, por favor.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada