jueves, 24 de marzo de 2016

El médico como segunda víctima

Siempre me ha asombrado la dificultad que tienen algunos residentes de Medicina de Familia para encontrar Incidentes Críticos a lo largo de sus rotaciones anuales. En la formación de los residentes es obligatoria la presentación de al menos dos Incidentes cada año de residencia. Se trata de la descripción de acontecimientos de su práctica asistencial de los que se pueda realizar una reflexión y aprendizaje con el objeto de ir madurando como profesionales. Una de las modalidades de Incidente Crítico más repetidas son los eventos adversos (EA): errores en el proceso diagnósticoterapeutico que inciden en el paciente en mayor o menor grado. 

Por mi parte, siempre les digo que en mi práctica veo incidentes todas las semanas, pero alguna vez pienso que quizás estoy exagerando. Pues no es así.

En el número de marzo de la revista Atención Primaria se dice: "Conocíamos que, según el estudio APEAS, la prevalencia estimada de EA en atención primaria es de un 10,11‰ (IC95%: 9,48-10,74), acumulando un 6,7% de los pacientes más de un EA. Otros estudios han mostrado que la media de EA en los que se ve involucrado un médico de atención primaria mensualmente es de 7, aunque sin consecuencias graves en la mayoría de los casos"  En "El impacto que tienen los eventos adversos sobre los profesionales sanitarios de atención primaria y sus instituciones. Aten Primaria marzo 2016".

Y lo interesante de este artículo es el análisis que hace de las victimas de los EA. La primera víctima es el paciente. Se considera tercera víctima a la institución sanitaria. Y la segunda víctima es el propio médico. 

sábado, 12 de marzo de 2016

Oftalmoscopio panóptico en Medicina de Familia


En el contexto de un curso sobre Aproximación a la pérdida crónica de visión en Atención Primaria he tenido la oportunidad de practicar la visualización del fondo de ojo con un oftalmoscopio que no conocía: el oftalmoscopio panóptico, que permite la visualización del fondo del ojo con un campo de visión mas grande (como 5 veces mayor que con un oftlamoscopio convencional). Su uso es muy sencillo, más que el oftalmoscopio convencional puesto que las imágenes son mucho mejores. Incluso podría ser utilizado sin dilatación previa. 



Oftalmoscopio panóptico utilizado en las prácticas.
foto tomada de la página del fabricante


El fondo de ojo es útil para valorar muchas patologías oculares (glaucoma crónico, edema papilar, retinopatía diabética e hipertensiva, la degeneración macular, entre otras). El oftalmoscopio se convierte así en un elemento imprescindible para la valoración inicial por parte del médico de familia, y el oftalmoscopio panoptico debería permitir esta aproximación estando por ello disponible en los Centros de Salud.  La imagen que se ve es como la de la foto que se muestra a continuación. Los médicos de familia que estamos acostumbrados a nuestro oftalmoscopio de bolsillo para visualizar el fondo de ojo podemos comparar esta amplia imagen con lo que podemos ver habitualmente. Una gran diferencia. 

Imagen del fondo de ojo visto con un oftalmoscopio panóptico
foto tomada de la página del fabricante